Articulos

Vino de jerez, el vino amado por los ingleses

By  | 
Vino de jerez

Vino de jerez

El vino de jerez es un vino único del que hablé en el pasado articulo donde les narré sobre el origen del generoso más elegante. Ahora continuaré platicando de cómo el vino de jerez se convirtió en vino fascinante, tan cotizado y sobre todo amado por los ingleses.

Continuaré el viaje por la historia de este vino generoso con el fin de la Edad Media y con la reconquista de los territorios en manos de los árabes, tiempo en el que comienza para España una etapa de gran expansión pues curiosamente, en el mismo 1492 en que Granada vuelve a manos de los Reyes Católicos; Fernando de Aragón e Isabel de Castilla; como ya lo sabemos el Almirante Genovés Cristóbal Colón en busca de una nueva ruta hacia oriente, lleva a cabo el descubrimiento de América pensando que había llegado a las Indias sin percatarse que era un nuevo continente.

Andalucía y Sevilla se convierten en el punto nodal de donde las expediciones parten hacia las nuevas tierras conquistadas; pero los navegantes y en general los españoles requerían de vino para su dieta normal;  y al no encontrar parras aptas para hacer vino en los nuevos territorios, tienen que importar los vinos desde la península.

Debido a las largas rutas, los vinos tienen que ser adaptados para el prolongado viaje y ven la necesidad de agrégales las llamadas “holandas” o alcohol vínico como conservador para los vinos de esa región del sur de España

En el Siglo XVI los Ingleses comienzan a tener gran interés en los vinos de la región andaluza e inicia un comercio importante con el sur de España. Así en 1587 el famoso bucanero Sir Francis Drake, con toda la anuencia de la casa real inglesa, saquea Jerez y llena su barco de botas de vino de jerez; que posteriormente serían colocadas en todas las tabernas de Londres comenzando un intercambio de ese singular vino que durará hasta nuestros días.

Para un inglés, la comida perfecta consiste en un vino de jerez semidulce como aperitivo (El llamado Cream), un Clarete de Burdeos; y para los postres un buen Oporto Vintage.

Los ingleses y los franceses le vieron un gran potencial a la región y establecieron sus negocios ahí. Así familias con apellidos tan ilustres como Domecq, Lustau, Lacoste,  Sandeman, Williams, Osborne entre otros, deciden iniciar negocios de vinificación en la región a los que se suman algunas familias españolas como los Valdespino, Palomino, Hidalgo y otros más. Para completar el grupo productor no podemos dejar fuera de la historia a la iglesia Católica que establece el llamado “Gremio de Vinateros” que viene a entorpecer el comercio.

En aquella época existían hasta cien variedades distintas de uvas  tintas y blancas reduciendo la selección a solo cuatro; y todas blancas. Naciendo el siglo XIX España pierde, en una rápida sucesión, sus colonias de ultramar y paralelamente los vinateros de Jerez fundan algunas de las vinícolas que conocemos actualmente perfeccionando el estilo de hacer vinos de Jerez que hoy degustamos.

Muy pronto el jerez tendría una expansión extraordinaria y se convertirá en uno de los vinos favoritos en todo el mundo, como nos lo recuerda Edgar Allan Poe en su novela llamada “El barril de amontillado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *